El caballero oscuro


Batman regresa para continuar su guerra contra el crimen. Con la ayuda del teniente Jim Gordon y el Fiscal del Distrito Harvey Dent, Batman tiene como objetivo destruir el crimen organizado en la ciudad de Gotham. El triunvirato demuestra ser eficaz, pero pronto termina siendo presa del caos desencadenado por una nueva mente criminal que los aterrados ciudadanos conocen como Joker

akas: The Dark Knight
2008, USA, 142 min.
Director: Christopher Nolan Guión: Christopher Nolan, David S. Goyer, Jonathan Nolan Fotografía: Wally Pfister Música: James Newton Howard, Hans Zimmer Intérpretes: Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Eckhart, Michael Caine, Gary Oldman, Maggie Gyllenhaal, Morgan Freeman, Eric Roberts, Cillian Murphy, Anthony Michael Hall


Anuncios

7 comentarios el “El caballero oscuro

  1. La nueva entrega del hombre murcielago aterriza por la cartalera española tras haber arrollado con rotundidad la taquilla, recaudando más de 300 millones de dólares en Estados Unidos sino fallan las cuentas, y gozando del favor de crítica y público algo realmente muy meritorio y que cada vez cuesta mucho más conseguirlo. Nolan ha demostrado sobradamente sus habilidades como cineasta y ha sabido compaginar diferentes trabajos y géneros cinematográficos con enorme solvencia; sus trabajos tan interesantes como distintos pero realmente muy buenos como Memento, El truco final, Inmsonio y Batman Begins son un aval a destacar de la enorma calidad de su filmografía. En su nuevo trabajo vuelve a demostrar una madurez y estilo visual poderoso, impactante y capaz de atrapar al espectador con la fuerza de sus imágenes y la calidad de la historia. Nolan es un cineasta en pleno estado de gracia que consigue dirigir como quiere y darle todo el toque creativo que desea por completo. Sin duda una dirección impresionante.

    En cuanto al guión elaborado y coescrtito por Nolan, sólo se puede decir que la historia es más oscura e intrigante y superior a Batman Begins <* entre el bien y mal más allá de épica del mundo de los comics. Vale que cualquiera puede ver que la historia en todo su conjunto no es perfecta por algún defecto formal que se quiera mencionar o posibles detalles, pero en conjunto global es una gran historia realmente fascinante y muy entretenida. Esta cinta junto con la cinta que hiciera Tim Burton en su momento con el primer Batman y con Jack Nicholson en el pápel de Joker, son claramente las mejores películas realizadas sobre el hombre murcielago con diferencia. En cuanto al aspecto técnico es impresionante en todos los sentidos, escenas y secuencias de acción muy bien rodada y visualmente impactantes, bueno efectos especiales, maquillaje y vestuario adecuado y con un montaje prodigioso. Toda la parte técnica es simplemente perfecta.

    Con los actores sólo caben bueno elogios y el reconocimiento a todos ellos por encarnar a sus respectivos personajes con enorme solvencia. Pero con el tema Heather Ledger que consigue un gran trabajo encarnando al Joker, no es superior para nada al Joker que ya interpreto Jack Nicholson en su momento y que tiene matices difíciles de superar, aunque hace un buen trabajo se exaguera y tampoco es un trabajo para darle un Oscar postumo ni no postumo, es simplemente una adecuada caracterización y transformación para poder meterse bien en el papel del personaje nada más. Todos los actores cumplen y se merecen el mismo reconocimiento. Gotham City parece que ha conseguido algo de paz, gracias al trabajo realizado por Batman. Pero dicha paz se vera alterada con la llegada de un enemigo terrible como el Joker que hará relucir todo el caos que puede llegar a suceder. Oscuridad, la lucha del bien y mal, y muchos otros temas son aliciente suficiente para ir a disfrutar de las aventuras Batman que nos garantiza entretenimiento asegurado. Podemos sentirnos claramente bien identificados con el protagonista y vivir su nueva aventura. Aunque no es ninguna obra maestra en absoluto, pero si es una de las mejores películas del 2008. Calificación muy buena(8)****.

    Detalles a favor: Todo el conjunto del film es estupendo y merece la pena disfrutarse cada segundo.
    Detalles en contra: La excesiva sobrevaloración a la interpretación de Ledger como Joker, y posibles detalles o defectos del guión.

    Me gusta

  2. Buena segunda película de Batman que dirige Christopher Nolan, y quizás la mejor de todas ellas, a pesar de que yo siga prefiriendo “Batman vuelve”, con la insigne Michelle Pheiffer y Danny de Vito como malos de la saga. Y no porque fuera mejor que esta, sino porque es más clara en su narración y tiene, me temo, mucha menos ambición y deja tan buen o mejor sabor de boca que esta.Y es que, sí, se disfruta “El caballero negro”.

    No en vano dura más de dos horas y media, y no cansa absolutamente nada. Pero también es verdad que la narración es a veces un tanto farragosa, con situaciones contadas de forma nada nítida, amén de existir un buen número de escenas, brillantemente filmadas, pero nada verosímiles desde el punto de vista lógico.Ya, ya sé que estamos ante una peli de Batman y “El Joker”, etc, donde la fantasía reina por doquier, pero debe haber un punto de verosimilitud, de coherencia lógica en las escenas, y esto, muchas veces desaparece (un ejemplo claro, la escena el coche con Harvey “Dos Caras” Dent y uno de los jefes de los mafiosos (Eric Roberts), y otro, la absurda reacción del director del banco aracado al comienzo del film; por decir solamente dos de las más claras).

    Pero dejando esto al margen, la cinta es muy competente desde el punto de vista técnico, con un montaje vertiginoso, unos efectos visuales portensosos, amén del soberbio sonido, y una majestuosa banda sonora firmada al alimón por dos de los grandes: Hans Zimmer y James Newton Howard.En cuanto a las interpretaciones, están bien, pero sobresalen con facilidad el finado y siempre recordado Heath Ledger, como un brillante y acojonante (en el doble sentido de la palabra)  “El Joker”, y Aaron Eckhart, excelente en su “doble” papel.Una muy estimable película con súper-héroe de protagonista, que evidentemente no llega por bastante a la obra maestra que se le quiere atribuir, pero que llena y, creo, convence.

    Me gusta

  3. Nadie puede negarlo. El caballero oscuro (The Dark Knight) se ha convertido, con pasmosa facilidad, en la película más popular y comentada del verano, seguramente también del año. Ha conseguido amasar una taquilla asombrosa en su país de origen, con casi 160 millones en su primer fin de semana, manteniéndose prácticamente un mes como lo más visto, frente a la llegada de estrenos tan potentes (comercialmente hablando) como La momia: La tumba del Al público le ha gustado una barbaridad, sobre todo a juzgar por su rendimiento y la avalancha de votos de altísima puntuación en diferentes portales de cine: sin ir más lejos, en IMDb llegó a figurar como la mejor película de la historia en base a la opinión de sus visitantes, aunque ahora haya descendido un par de posiciones. Además, la crítica también ha contribuído a ensalzar la producción, en ocasiones, a través de medios más que respetables que la han situado como uno de los fenómenos de nuestro tiempo. Y es que la película, a día de hoy, es la segunda que más dinero ha recaudado en el mercado doméstico (USA), justo por debajo de Titanic -aunque, si tenemos en cuenta que el precio del cine ha subido y valoramos las más taquilleras por el número de entradas vendidas, la película tan solo figuraría en una digna 39ª plaza-.

    Tiene mérito, para qué vamos a engañarnos. Incluso los que no hemos quedado del todo satisfechos con la última adaptación de uno de los superhéroes emblema de DC Comics, Batman, hemos de reconocer que Christopher Nolan ha realizado un trabajo lo suficientemente atractivo como para seducir a las masas sin abominar a los expertos en esto del séptimo arte. El director de Memento explota las posibilidades surgidas a partir de Batman Begins, fiel a su intención de desmitificar al personaje, “humanizarlo” y reformular las reglas -por decirlo así- del género superheróico. Lo que antes era toda una amalgama de golpes, espectáculo cuasi vitalista, villanos de caricatura y doncellas en apuros siempre rescatadas en el (único) momento exacto, se ha convertido ahora en una especie de derivado del cine negro no lo suficientemente afortunado aunque con ciertas ideas de interés en su planteamiento. Nolan y sus guionistas trazan un estupendo retrato del Gotham más desolador que se haya visto nunca en cines. Una ciudad al borde de la anarquía, con sus temerosas gentes echadas a las calles, la corrupción aflorando cada vez más y el “terrorismo” alcanzando, de algún modo, sus más altas cotas de criminalidad.

    La otra gran baza de la película es la atención -e incluso mimo- que presta hacia sus dispares antagonistas. Como toda segunda entrega que se precie, el director ha afrontado la secuela otorgándole un tono mucho más oscuro y, de este modo, ha intentado profundizar en estos aspectos, igual que hizo George Lucas hace casi treinta años con la modélica El Imperio contraataca. El problema es que Nolan no es George Lucas, ni tampoco Francis Ford Coppola. Está bien que un realizador tenga referentes tan destacables y trate de homenajearles y hasta brindarles algún guiño, ya sea a través de la dirección o de la estructura de su guión, pero, sin embargo, su ambición ha ido más allá y se ha querido acercar a sus modelos. Tanto que, al final, la mayor deficiencia de El caballero oscuro no son sus reconocibles desigualdades en el conjunto, sino la impersonalidad y relativa elegancia que el director impregna a su película. A pesar de ser presumiblemente distinta a la inmensa mayoría de películas de superhéroes, si hablamos de cine realmente Nolan no aporta tanto con esta nueva visión del personaje.

    La fortaleza de su pulso narrativo es incuestionable, pero los guionistas se quedan prácticamente sin tiempo y con demasiados folios como para desarrollar aún más una historia que parece pedir a gritos otro tratamiento. Se centran más en las cuestiones éticas y morales que envuelven a sus personajes principales a lo largo de la película y se olvida de dar verdadero y sano espectáculo en detrimento de cuatro explosiones, una música atronadora y demasiada grandilocuencia. Al final, solo es una película (bastante) entretenida con pretensiones muy superiores a las de Superman -por cuya entrega inicial de Richard Donner me sigo decantando frente a producciones como esta- o Hulk, pero no con una calidad mayor, al menos por lo general.
    Afortunadamente, hay personajes que parecen luchar por imponerse entre tanta trascendencia barata. No es el caso de Bruce Wayne, con el que el director cree haber terminado tras “deconstruirlo” en Batman Begins, pero sí el de la estrella de la película, el Joker, reclamo principal de la película en taquilla, tanto por el atractivo del personaje como por el triste destino sufrido por el actor en Enero de este mismo año. Heath Ledger está inconmensurable en el que será su papel más recordado: el actor borda una creación brillante de la que solo se puede disfrutar en su totalidad con la versión original. El personaje representa el mayor foco de atención de la película, algo perfecto para las intenciones de su director, pero los guionistas se interesan tanto por él que profundizan en demasiados aspectos de su psicología (detalle ciertamente peligroso cuando hablamos de una producción tan comercial), descuidando, quizá, al resto. Los demás resultan un tanto forzados: la evolución del personaje de Harvey Dent no está tan conseguida como algunos parecen indicar, y de los secundarios apenas hay noticias. ¿Por qué se presta tan poca atención al alcalde?

    Otro aspecto a destacar es la escasa naturalidad del conjunto. Algunas cosas se antojan muy obvias, cercanas a lo teatral, y los diálogos, bastante falsos. La mayoría son excesivamente moralistas, casi didácticos, y no resultan nada creíbles por la sencilla razón de que, o están demasiado bien construídos, o son discursos en toda regla. ¡Luego criticamos al cine argentino! Muchos han destacado el monólogo final de uno de sus principales personajes, pero realmente es de lo más precipitado. Sin embargo, el montaje, tanto de esa escena como de la propia película, es espléndido, de modo que momentos más bien risibles de la película quedan maquillados a la perfección. Por no hablar de la tontería cerca de lo ‘jigsawiano’ de los barcos en su final, algo rebuscado y demasiado obvio como para tener el calado “social” que quiere darle el director.

    Es un entretenimiento decente, pero se queda a medio gas y, definitivamente, no funciona como debería o como realmente quisiera Nolan. Se agradece que se estrenen películas que hagan a los espectadores plantearse algo, pero El caballero oscuro se hace preguntas ella sola y no responde a ninguna, y, si lo hace, siempre es de la manera más previsible -o a través de diálogos rimbombantes-. Lo mismo da, es abrir círculos para luego no cerrarlos. Simples curvas. Puede ser una de los más eficaces divertimentos del verano, pero dudo horrores que tenga tanta miga como para verse situado entre las mejores películas de superhéroes jamás realizadas. Probablemente suponga un referente destacable dentro del amplio mosaico de adaptaciones y estilos experimentados por el personaje a lo largo de su trayectoria cinematográfica -de la que, por cierto, reivindico a Burton-, pero fuera de ello, es una superproducción muy vinculada a ese truco del lapicero visto al principio: demasiado tramposa para considerarla “mágica”.

    Me gusta

  4. BUENA CONTINUACIÓN DE LAS AVENTURAS DE BATMAN, ALGO MÁS ENTRETENIDA QUE LA ANTERIOR, AUNQUE LE SOBRAN UNOS 20 MINUTOS. BALE Y LEDGER ESTAN GENIALES Y LA B.S.O. EXTRAORDINARIA. ME QUEDO CON LOS BATMAN DE BURTON Y KEATON. VOTO 3/5.

    Me gusta

  5. Definitivamente excelente, el mal y el bien de una manera diferente, el guason es el caos la maldad sin razón, solo por ser malo y el bien de una manera humana, perdedor y ganador, el heroe humano, la película es desmotivadora en el sentido que es tan realista, que uno espera ver siempre que el bien triunfe al mal, peor aquí más bien el mal hace tantos estragos en los buenos que es desmotivadora, por eso encuentro la película extremadamente buena, porque es un batman real. Batman vuelve en gloria y majestad y con un digno villano.

    Me gusta

  6. El caballero oscuro (*)(*)(*)(*)(*): La obra culminante del género de superhéroes y una de las más grandes películas de acción de la década. Batman, con la ayuda del teniente Jim Gordon y el Fiscal del Distrito Harvey Dent, quiere destruir el crimen organizado en la ciudad de Gotham. Pero un eneimgo, les pondrá las cosas difícles, el Joker.Christopher Nolan, el director capaz de hacer resurgir a Batman tras los fiascos de Joel Schummacher que mancharon las dos estupendas de Tim Burton y que ha ofrecido grandes cintas comerciales como “Memento” y “El truco final”, se ha superado a si mismo; hizo un espléndido trabajo con “Batman Begins” y firmó una de las mejores cintas de superhéroes, 3 años después, firma la mejor: “El caballero osucro”, también con Batman. Hace una dirección perfecta (dingísima de mención especial), rueda escenas de acción frenéticas, inteligentes y sorprendentes (difíciles de encontrar en los blockbusters actuales…), en las escenas dramáticas se pone serio y ofrece un clímax inmejorable y da pie a construir una obra maestra de principio a fin.

    Simplemente, filma el blockbuster del año, demuestra que las películas pueden entretener con dos horas y veinte (no como otras) y que, ahora sí, se ha hecho la mejor película de superhéroes y se ha hecho justícia con estos personajes.En el guión, escrito junto a su hermano Jonathan, vuelve a mostrar una atmosfera oscura, aterradora y apabullante. Se centra en contar una historia compleja (en cuanto a personajes y situaciones, pero nada queda desenlazado, todo se erige como una perfecta historia de amor, acción y crimen) con personajes oscuros (profundizando en los personajes, Harvey Dent, Bruce Wayne o el jefe Gordon; no así en el Joker, no importa su pasado: es una máquina brutal de matar, un villano maestro que supera al excelente Jack Nicholson de la primera película) y diálogos brillantes, inteligentes y adecuados. Su duración, como he dicho, no es un lastre; al contrario, hace disfrutar aún más de este vodevil de acción, humor negro (encarnado por el Joker) y dramatismo adecuado en las “muertes”.

    El guión, como intento describir, es redondo, no deja cabos sueltos y se disfruta de principio a fin. Para mí, tiene tres grandes momentos: el bis a bis de Batman y Joker en la cárcel, la huída del Joker y el clímax final desde los ocupantes del barco a la venganza de Dos Caras y el enfrentamiento de Joker y Batman.El elenco es magnífico de principio a fin. Destaca, como se está diciendo por todas partes, Heath Ledger: crea uno de los 10 mejores villanos de la historia; sobre el Oscar póstumo (sería un gran reconocimiento para su carrera y la que tenía de futuro). Ledger tiene gracia, expresividad y locura (parece Alex de “La naranja mecánica”). Christian Bale vuelve a ofrecer una intensa interpretación de Bruce/Batman y las grandes estrellas secundarias vuelven a brillar: Michel Caine, Morgan Freeman, Cillian Murphy, Gary Oldman y los nuevos Aaron Eckhart (en el mejor papel de su carrera hasta la fecha) y Maggie Gyllenhaal (en grandísima substitución de Katie Holmes).

    Grandes estrellas que lo dan todo por un gran film.En la parte técnica destaca todo. Una música excelente de dos grandes Hans Zimmer y James Newton Howard, un montaje perfecto, una dirección artística brillante (una gran recreación de Gotham City) y unos efectos especiales enormes en las escenas de acción que serán de las mejores de la década.En general, se trata de la película de superhérores por excelencia. Aquella que pasará a la historia del cine por la muerte prematura de Heath Ledger, el rebiento de taquilla (records del primer día, primer fin de semana, primera semana…) y por (espero) muchas cosas más que vendrán en los próximos meses.

    Imprescindible.(((Para disfrutar al máximo del blockbuster sin las bazofias actuales y devotos del cómic y la saga cinematográfica)))

    Lo mejor: El puslo narrativo de Nolan que a lo largo de 2 horas y 20 minutos no decae y construye una obra maestra del género

    Lo peor: Le falta emoción en alguna escena

    Me gusta

  7. La primera gran pelicula de Batman fue dirigida por el siniestro Tim Burton, y cosecho tal exito, que el mismo director dirigio su secuela. Años mas tarde, Joel Schumacher se encargo de dirigir la tercera entrega sustituyendo a Michael Keaton por Val Kilmer, e incluyendo en la peli al que seria el compañero de aventuras del heroe de la noche: Robin. No era una gran pelicula, pero si que era mas dinamica y mas entretenida que las dos de Burton. No conformes con una trilogia, Joel Schumaker se atrevio a dirigir una cuarta entrega sustituyendo ahora a Kilmer por George Clooney y manteniendo a Chris O’donnell como Robin. Parecia que la idea de llevar al superheroe al cine ya habia sido explotada bastante, y durante unos cuantos años, Batman habia dejado las salas comerciales para dejar paso a otros heroes del comic.

    En el año 2005, para sorpresa del publico, se anunciaba el regreso de Batman al cine, pero no retomandolo como lo habian dejado en la cuarta parte, si no volviendo a empezar la historia desde cero. ¡Uy! pense yo, no conformes con la mala racha que lleva el septimo arte desde hace unos años, querian volver a ofrecernos la historia del superheroe pero ya con vistas modernas al siglo XXI. El resultado fue una pelicula muy lenta, que prometia mas de lo que podia dar, y se quedo muy por debajo de las cintas originales de Burton y Schumacher. Para mi sorpresa, la peliculita en cuestion recibio alagos y buena critica que no se merecia, y batio record de taquilla y no se cuantas cosas mas.

    Para colmo de males, al final de la pelicula, se dejaba un final abierto que dejaba adivinar una sexta entrega en la que haria acto de presencia el malvado Joker. Ahora, ya en el 2008, esa sexta entrega sale al cine, ofreciendo una version moderna de Joker que Burton no quisiera ver, y cuyo interprete Heath Ledger, fue reconocido por su interpretacion, ¡si Jack Nicholson levantara cabeza!. Lo peor es que esta pelicula, ha recibido un ¿marketin? que sobraba: que si el Heath Ledger murio tras el rodaje por una sobredosis o no se que, que si a Christian Bale lo ficho la pasma por una “pequeña” disputa en su casa, que si a Morgan Freeman lo pillo un coche… por dios, donde ya se han cargado la version de Burton, por lo menos que no usen esos sucesos para hacer propaganda de una pelicula, ¡que bajo hemos caido señores!

    Hablando ahora del caballero oscuro, como era de suponer, es tan aburrida como su predecesora, le sobra metraje, el Joker no es lo mismo sin Nicholson, y las escenas de accion no son nada nuevas. Que la vea quien quiera, pero va a gastar el dinero a lo tonto.

    Lo mejor: el mal marketin que tuvo la pelicula.
    Lo peor: el resto.
    Puntuacion: 2 de 10. Sin comentarios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s