Niágara


Rose y George Loomis son un matrimonio que pasa las vacaciones en un bungaló al lado de las cataratas del Niágara, donde conocen a otra pareja, Ray y Polly Cuttler. Un día, Polly descubre por casualidad que Rose tiene un joven y apuesto amante. Lo que ella no sabe es que Rose ha preparado un plan para matar a su marido simulando un suicidio.

akas: Niagara, Torrente pasional
1953, USA, 86 min.
Director: Henry Hathaway Guión: Charles Brackett, Richard L. Breen, Walter Reisch Fotografía: Joseph MacDonald Música: Sol Kaplan Intérpretes: Marilyn Monroe, Joseph Cotten, Jean Peters, Max Showalter, Denis O’Dea, Richard Allan, Don Wilson, Lurene Tuttle

Anuncios

Un comentario el “Niágara

  1. Tras apariciones llamativas en “Eva al desnudo” y sobre todo “La jungla de asfalto”, Marilyn obtiene su primer papel destacado en la olvidada pero precisa “Niebla en el alma”, donde ya Hollywood la ha transformado de joven ingenua y bella en mujer-objeto transfigurada (cirugía, peinado, vestuario, prototipo).

    El verdadero punto de salida del mito se produce con esta película: enfundada en unos tacones con los que no sabe andar, la joven actriz deslumbra al público con sus contorneos, con el halo de inseguridad que desprende, con el magnetismo sexual de su equipamiento.

    Hathaway coge un drama con tintes de cine negro y lo transforma en vehículo excepcional para la estrella en ciernes, la rodea de perfume, de misterio, de romance, empleando a excelentes actores, un guión que detalla adecuadamente el calado interno de los personajes, fotografía y ángulos de cámara que refuerzan el componente psicológico de la historia, banda sonora que acrecienta la tensión de las escenas fundamentales, y el resto de su talento lo pone al servicio de una despampanante y portentosa actuación, la primera que realmente conmueve, de la inmortal actriz.

    Para detractores de la Monroe, aquí demuestra que es mucho mejor actriz de lo que algunos pretenden, y en todo caso, pueden consolarse con la valía del relato, la gran interpretación de Cotten y Peters, la atmósfera enrarecida de algunas escenas, la espectacularidad de otras, etc.

    Entretenimiento de primera magnitud que, como ocurre siempre, utiliza un recurso antaño muy agradecido y realista (esta vez, transparencias), que hoy desilusiona/molesta a los fanáticos de los efectos especiales, pero que no empaña el virtuosismo, el buen acabado formal de la cinta.

    Una gran película.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.