Gran Torino


Walt Kowalski es un veterano de la guerra de Corea que vive en su barrio de Michigan y no acaba de aprobar que su vecindario esté ahora compuesto por una multitud de inmigrantes asiáticos. Tanto la guerra, como su reciente viudez, han dejado en él marcados signos de descontento y apatía. Su Gran Torino de 1972 es lo único por lo que parece sentir pasión. Cuando Thao, un joven asiático, se lo intenta robar para ser aceptado en una banda que le presiona a él y a su hermana, Sue, la actitud de Walt Kowalski dará un giro.

2008, USA, 116 min.
Director: Clint Eastwood Guión: Nick Schenk Fotografía: Tom Stern Música: Kyle Eastwood, Michael Stevens Intérpretes: Clint Eastwood, Cory Hardrict, Geraldine Hughes, Brian Haley, Dreama Walker, Brian Howe, Doua Moua, Sarah Neubauer. Fecha de estreno: 6 de Marzo de 2009.


Anuncios

Un comentario el “Gran Torino

  1. Gran Torino (*)(*)(*)(*)(*): Magistral tragicomedia americana con un personaje inolvidable.
    Clint Eastwood director que lleva unos años regalando una obra maestra por año (si un año falla, al siguiente te da dos como este o en 2006). Y es que, como leí por ahí, “Clint Eastwood es como el vino, contra más viejo, mejor”. Una máxima llena de verdad. Ha hecho la mejor película bélica de la década (“Cartas desde Iwo Jima”), uno de los mejores dramas (“Million Dollar Baby”), una espléndida disección del alma humana y el retorno del pasado (“Mystic River”) y una historia conmovedora y desgarradora (“El intercambio”); todas obras maestras.

    Eastwood hace una brillante dirección en “Gran Torino”. Crea unos clímax magníficamente logrados, un ritmo ágil para la historia y un final demoledor y crepuscular. Clint vuelve a demostrar su estilo clásico, su afán por las viejas costumbres; es el último nombre del cine americano clásico y esta película es un homenaje a ello.

    También funciona como homenaje a todas sus cintas: ya sea el debate religioso, la fe, la familia, la conexión humana y escenas evocadoras a sus westerns (el tramo final) o al personaje de Harry Callahan con esa paliza al chino de la banda.

    Eastwood firma una dirección impecable, un puslo narrativo esteorotipado, sí, claro. Basado en el cine clásico, un cine de antaño que sólo él sabe transportarnos. Hace un gran uso de la cámara para llenar las imágenes de delicadeza y una tensión y sacar lo mejor de cada escena,

    El guión lo firma Nick Schenk curtido en la televisión. La historia empieza como una comedia con un personaje muy caricaturizado, se convierte en un drama pausible y termina como una excelente tragedia americana donde el juego moral se impone a la acción. Una historia que mezcla con gran destreza temas tan diversos como la familia, la religión, la pérdida, las relaciones humanas, los prejuicios raciales, el patriotismo exacerbado, las consecuencias de la guerra y la muerte.

    El personaje de Walt Kowalski es inolvidable, un hombre con una gran evolución del racismo, patriotismo a la condescendencia y figura paterna. Anclado en los 50, es un retrogada que, con la llegada a su barrio de muchos asiáticos y, sobretodo, su relación con la familia vecina, hará que vea el mundo y la sociedad de otro modo.

    La relación con el joven Thao, con la gran metáfora del Gran Torino de por medio, es brillante. Los dos encuentran un apoyo mútuo que les llevará hasta ese final demoledor.

    Clint Eastwood borda, la que según él es, su última interpretación: una expresión estremecedora, una postura estupenda y una diálectica mordaz con esos diálogos antológicos (gran baza del guión con algunas de las mejores frases del año, fulminantes). Está arropado por un conjunto de buenos actores asiáticos.

    La música es del hijo del maestro, Kyle Eastwood. No es una gran banda sonora, pero como demostró en “Cartas desde Iwo Jima” tiene un talento innato; compone unas buenas parituras y una espléndida canción final. La fotografía de Tom Stern (nominado al Oscar por el brillante trabajo en “El intercambio”) crea una atmósfera gris muy buena.

    “Gran Torino” es un gran estudio de la América retrogada descrita en un relato con tintes de comedia que desembocan en la tragedia americana que deja sin aliento. Un espléndido juego de moral, valores, prejuicios y acciones que Clint Eastwood defiende con gran maestría detrás y ante la cámara. Gran olvidada en la temporada de premios. Soberia e imprescindible.

    (((Para seguidores del Eastwood de los últimos años y del de Harry el Sucio)))

    Lo mejor: Un final crepuscular para una de las tres mejores historias del año
    Lo peor: Su irrisoria temporada de premios

    Nota: 10

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s