X-Men Orígenes: Lobezno


Basada en el aclamado cómic, esta épica aventura lleva a Lobezno, el personaje más icónico del universo de los X-Men, a Japón en la actualidad. En un mundo desconocido para él se enfrentará a su peor enemigo en una lucha a vida o muerte que le cambiará para siempre. Vulnerable por primera vez y desafiando sus límites físicos y emocionales, no sólo se enfrenta al letal acero samurái, sino también a una lucha interna contra su propia inmortalidad que le volverá más fuerte.

akas: X-Men Origins: Wolverine
2009, USA, 107 min.
Director: Gavin Hood Guión: David Benioff Fotografía: Donald McAlpine Música: Harry Gregson-Williams Intérpretes: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Ryan Reynolds, Dominic Monaghan, Christian Clark, Danny Huston, Lynn Collins, Taylor Kitsch, Daniel Henney, Kevin Durand, Michael-James Olsen Fecha de estreno: 30 de Abril de 2009.


Anuncios

Un comentario el “X-Men Orígenes: Lobezno

  1. X-Men. Orígenes: Lobezno (*)(*)(*): Entretenida película que exprime una de las sagas más populares, buenas y taquilleras de la Marvel. Narra los inicios del arma X y la forma en la que Lobezno se convirtió en mutante. Lobezno se deberá enfrontar a su propio hermano, Víctor.

    El sudafricano Gavin Hood debutó en 2005 con “Tsotsi”, una película alabada que logró el Oscar a la mejor película extranjera (el primero para Sud África). Tras ese éxito, el director ya se afincó en Hollywood. En 2007 estrenó sin pena ni gloria (y de fría acogida) “Expediente Anwar”. Después le llegó el guión de su vida: el spin-off de “X-Men” centrado sólo en el personaje de Lobezno.

    Gavin Hood hace, como los dos anteriores directores de la saga, una dirección dinámica con lugar para la espectacularidad de la acción y las escenas de composición psicológica. No se esfuerza en mostrar nada nueva y cabalga en los clichés del género y de su gran predecesor, el gran Bryan Singer de las dos primeras partes. Aun así, Hood tiene grandes momentos: la explosión del helicóptero tras Lobezno, el plano de la pistola con adamantium hacia Lobezno o todas las peleas, muy bien coreografiadas todas ellas.

    David Benioff, guionista de “Troya” y “Cometas en el cielo”, compone este retrato de Lobezno donde éste cobra protagonismo y el resto de personajes pasan sin pena ni gloria por el metraje. El personaje de Lobezno está excelentemente desarrollado y presentado con un flashback a su infancia y unos créditos antológicos (un repaso de cuatro guerras importantes en la historia americana). Lo presenta como un humano normal, que un día desarrolla un poder que no puede controlar ante la ira y lleva una vida común. Lobezno se ve envuelto en un rompecabezas de dolor, sufrimiento, ira, rabia y sed de venganza que, sólo se podrá quitar, con la batalla final. Después sin memoria, su vida volverá a cobrar sentido veinte años después en “X-Men”.

    El resto de personajes (ninguno inmortal), algunos de ellos interesantes como William Stryker, no tienen valor y son usados como compañeros o enemigos de Lobezno. El único, su hermano antagonista, que causa más horror que otra cosa, pero resulta interesante su rol dentro del film. En general, si “X-Men” hacia un retrato más o menos coral de muchos mutantes, aquí el guión sólo se centra en Lobezno (como su título indica), pero era más recomendable tratar los otros.

    Aún así el guión prevalece un ritmo muy ágil, narra una historia muy interesante y centra debates sociales como lo hacían las anteriores de la saga: el conocerse a si mismo, la marginación social, el abuso de poder, las relaciones familiares y la asociación de los “extraños” en la sociedad.

    En el guión hay guiños a las entregas anteriores. Sobretodo, con el personaje de Scott, el cual debe su vida sin saberlo, a Lobezno, y después se odian tanto. Y, al final de la película, la aparición predecible de Charles Xavier.

    Hugh Jackman se enfunda por cuarta vez en la piel (y garras) de Lobezno con gran soltura y un carisma insaciable. Parece estar hecho para interpretar este papel que le llevó a la fama mundial. Liev Schreiber está un poco sobreactuado y con la misma frialdad que mostró en “Resistencia”. Dominic Monaghan, Ryan Reynolds, Taylor Kitsch, Danny Huston y Kevin Durand cierran un buen reparto inicial.

    La música de la película contiene algún tema muy bueno, aunque, por lo general, se trata de una composición convencional que tampoco va más allá. El montaje de la cinta si es estupendo, creando un blockbuster megadifrutable, muy entretenido y soberanamente divertido (con algún diálogo muy gracioso). Los efectos especiales son buenos y no abusa mucho de ellos, excepto en la batalla final en la central nuclear, aunque usados con gran espectacularidad.

    “X-Men. Orígenes: Lobezno” es una película que cumple con su doble objetivo: crear un blockbuster veraniego óptimo para estas fechas lleno de diversión y puro entretenimiento y contentar a los fans de la saga. No es tan grande como las dos primeras entregas, pero supera la un poco insulsa tercera. No se la pierdan.

    (((Para descifrar al personaje de Lobezno)))

    Lo mejor: Los créditos iniciales; un gran repaso a cuatro momentos clave en la historia americana
    Lo peor: ¿Qué más hay fuera de Lobezno?

    Nota: 6

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s