Los puentes de Toko-Ri


El piloto reservista del ejército Harry Brubaker es un veterano de la Segunda Guerra Mundial que ha de abandonar a su familia para combatir de nuevo pilotando un bombardero en la Guerra de Corea. Su misión: destruir, ayudado por sus compañeros, unos estratégicos puentes en Corea del Norte.

akas: The Bridges at Toko-Ri, Die Brücken von Toko-Ri, Les ponts de Toko-Ri, Los puentes del Toko-Ri
1954, USA, 102 min.
Director: Mark Robson Guión: Valentine Davies Fotografía: Loyal Griggs Música: Lyn Murray Intérpretes: William Holden, Grace Kelly, Fredric March, Mickey Rooney, Robert Strauss, Charles McGraw, Keiko Awaji, Earl Holliman


Anuncios

Un comentario el “Los puentes de Toko-Ri

  1. Inevitable no compadecer a William Holden por intentar levantar con su gran interpretación una película como ésta, tan irregular, tan poco inspirada, que si bien comienza con buen pulso, hacia el primer tercio va decayendo sin solución hasta los últimos diez minutos, en que vuelve a crecerse.

    No soy especial admirador de la belleza y talento de Grace Kelly, y no voy a defenderla en este film. Por otra parte, Rooney está aquí dentro de su etapa de secundario de relieve (“Desayuno con diamantes”, “El diablo enamorado”) y no destaca ni mucho ni poco.

    El verdadero as del film es su actor principal: Holden fue uno de los mejores actores de su generación (“Arizona”, “Sinfonía de la vida”, “Cerco de odio”, “El crepúsculo de los dioses”, “Nacida ayer”, “La luna es azúl”, “Sabrina”, “La angustia de vivir”, “La colina del adiós”, “Picnic”, “El mundo de Suzie Wong”, “Encuentro en Paris”, “Grupo salvaje”, “Primavera en otoño”, “Network”) y si bien su personaje es el alma de la historia, ésta no tiene el relieve necesario y pronto se transforma en un barullo de temas y subtemas, tópicos y desarrollo bastante mal llevados por un realizador que empezó en la serie B con mucho acierto (“La séptima victima”, “La isla de los muertos”) para luego pasar a la serie A con poca fortuna.

    De hecho, el aguantar el film hasta el final sin bostezar se debe exclusivamente a las escenas donde Holden aparece. Lástima, porque con otro director y enfoque pudo haber sido excelente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s