Carretera al infierno


El joven Jim Hasley recoge con su cadillac a un autoestopista, John Ryder, en una carretera de Texas. Cuando John le confiesa a Jim que es un asesino y que espera que le recojan y le lleven para matar, Jim lo deja en la cuneta y sigue adelante, pensando que lo ha dejado atrás. A partir de este momento, los dos empiezan a jugar al gato y al ratón. El asesino sigue matando y dejando pistas que inculpan al joven Jim de los asesinatos.

akas: The Hitcher
1986, USA, 97 min.
Director: Robert Harmon Guión: Eric Red Fotografía: John Seale Música: Mark Isham Intérpretes: Rutger Hauer, C. Thomas Howell, Jennifer Jason Leigh, Jeffrey DeMunn, John M. Jackson, Billy Green Bush, Jack Thibeau, Armin Shimerman, Gene Davis Fecha de estreno: 14 de noviembre de 1986


Anuncios

Un comentario el “Carretera al infierno

  1. Tenía mucha curiosidad por ver cómo ha tratado el tiempo a esta taquillera y en su día “influyente” película de carretera tipo “El diablo sobre ruedas” incluyendo trazos de Jack el Destripador y estética de videoclip con interminables paisajes solitarios tipo “Las colinas tienen ojos” -primera versión, claro-.

    Vista hoy, adolece de ciertos defectos (efectismos y ritmo trepidante por encima de verosimilitud o credibilidad sobre todo en escenas cumbre, “tufillo filo-gay” según la leyenda urbana), pero conserva buena parte de su impacto y de su asombroso sadismo (hoy superado por los Van Damme y Statham de turno).

    Su gran baza era contener dósis de terror psicológico y violencia como nunca se habían visto en el cine comercial norteamericano, y en ciertos momentos todavía das un salto del asiento.

    Luego está la presencia del añorado y malogrado actor holandés, entonces todavía triunfante tras “Blade Runner” y sus erótico-festivos de los últimos años 70. Hacia la mitad, sale una jovencísima Jennifer Jason Leigh en un papel menos malsano que de costumbre y definitivamente te rindes (ambos coincidieron un año antes en “Los señores del acero”).

    Para espectadores nostálgicos del cine de los ochenta todavía es una buena propuesta, para amantes del cine de acción con cierta solidez y con fuegos artificiales insertos en la narración también, para cazadores de escenas que luego se han repetido en más películas, desde luego.
    Los espectadores que sean más rigurosos, los cinéfilos de pro, los bienpensantes o los sencillamente adocenados a los gustos actuales mejor abstenerse.

    Pura diversión visceral para acompañar con una voraz ración de palomitas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s