Salvador


Narra la experiencia personal de Richard Boyle, reportero norteamericano, durante su estancia en El Salvador en los inicios de la década de los años 80. El fuerte impacto que le causa desvelar poco a poco la cruda realidad que descubre por él mismo, y en la que sin darse cuenta estará cada vez más comprometido, hará que tome partido y llegue a sus propias conclusiones.

1986, USA, 120 min.
Director: Oliver Stone Guión: Oliver Stone, Richard Boyle Fotografía: Robert Richardson Música: Georges Delerue Intérpretes: James Woods, John Savage, James Belushi, Michael Murphy, Elpidia Carrillo, Tony Plana, Colby Chester, Cindy Gibb Fecha de estreno: 7 de noviembre de 1986


Anuncios

Un comentario el “Salvador

  1. Se inscribe en esa línea de cine comprometido que inundó el Hollywood de los 80 (“Rojos”, “Desaparecido”, “Los gritos del silencio”) tras el éxito de la famosísima y por desgracia monocorde “El expreso de medianoche”, y como contrapunto-denuncia de las políticas reaganianas y sus obras de escapismo-ideologia (“Amanecer rojo”, “Águila de acero”, “Rambo”) .

    Algunas de las claves geo-políticas de esas intervenciones militares, directa o subsidiariamente encubiertas, del apoyo a dictaduras en Hispanoamérica (por no hablar de paises árabes en la actualidad), etc., están presentes en estas películas que nos reconcilian en muchas ocasiones con la función de análisis-reflexión que tambien tiene el cine comercial de reflejar la realidad de cada momento.

    Obra de riesgo, de intenciones no absolutas sino de contextualizar y denunciar (un poco como la titánica “El dilema” en lo referente a la presión de industrias y lobbys), de entresacar las contradicciones y errores de aquéllos que nos gobiernan escondiéndonos las partes del sistema que vulneran derechos (el film acaba esbozando muy bien el tema de la inmigración), que cambian vidas por muerte y que se creen con legitimidad para superponer sus costumbres, ideología, manera de pensar a los demás por la fuerza, etc.

    El film es válido en su denuncia de corrupción, en su retrato de la miseria socio-material (muy reconocible), en su visión de un conflicto armado en paises pobres (extrapolable ahora mismo a muchas regiones del planeta), en la atmósfera irrespirable de ocupación militar, en las escenas de violencia brutal (asesinatos selectivos), en las conexiones del poder, etc.

    La verdad es que, a veces incómoda, me parece una película valiente, ficción (¿o no?) con ese punto de realidad, de verosimilitud que nos hace entender rápidamente el fondo y la forma, los límites y terrenos que conforman el mundo que nos rodea.

    El combativo, y actualmente desenfocado Oliver Stone, se implica en la película sin dejar que su mirada, su propia opinión ahogue, se imponga de manera uniforme en la historia, y por eso su brillo como estudio-profundización es más álgido que otros títulos del realizador (“Nacido el cuatro de julio” por ejemplo), y que trabajos menos honestos de otros cineastas (“La canción de carla”).

    Notable interpretación (Woods, Savage, Murphy, Belushi incluso) para una película que llega más lejos que la gran mayoría. Impresionante, atroz. Imprescindible.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s